El proyecto pretende mejorar la salud materno infantil de la población baka en los subdepartamentos de Djoum y Mintom, en el Departamento Dja et Lobo de la provincia Sur de Camerún.

 

Se trata de facilitar el acceso a la atención sanitaria a la zona, para mejorar la supervivencia y la calidad de vida de esta población. Empoderar a la propia población baka en materia de salud mediante formaciones, para que en cada asentamiento se puedan llevar a cabo la prevención, detección y el tratamiento de las enfermedades infantiles más prevalentes, como son la malnutrición, enfermedades respiratorias, malaria y parasitosis intestinales, y la evacuación de los casos más graves.

Esta región se caracteriza por situarse en un entorno de densa selva ecuatorial, extensa y aislada, que en condiciones de lluvia en ocasiones resulta intransitable. A nivel sanitario, esto implica grandes distancias a recorrer por personas enfermas si quieren acceder a una correcta atención sanitaria, a lo cual se suma como obstáculo las dificultades económicas de esta población para dichos desplazamientos.

La sanidad en Camerún se divide, al igual que en otros países, en pública y privada. En el caso de la sanidad privada se entiende que todo el coste de la asistencia debe ser soportada por el paciente, si bien es cierto que muchos de los centros privados se encuentra dentro del ámbito religioso y en numerosas ocasiones cuentan con programas sociales que de alguna manera ayudan a la población más vulnerable. En el caso de la sanidad pública esta se financia con un sistema de copago que supone grandes desembolsos para los pacientes y una no asistencia en el caso de que el paciente, o su familia, no puedan costear las intervenciones, medicamentos o actos que se precisen.

Un estudio llevado a cabo por Zerca y Lejos a niños de la etnia pigmeos baka, ha determinado que sus condiciones nutricionales y otros aspectos de su salud son peores frente al conjunto de la población de Camerún.

Con este proyecto, pretendemos llevar la salud a los pueblos, formando a cada profesor de preescolar en conocimientos básicos de salud como Agente de Salud Comunitaria que controlar las condiciones higiénico-nutricionales de los niños y niñas. La prevención se extiende hasta las mujeres embarazas a través de las parteras locales, una figura de gran peso dentro de la comunidad baka cuya formación más especializada está en fase de identificación de proyectos para mejorar la calidad de la asistencia periparto de las mujeres.

El actor clave en el proyecto es el auxiliar de salud, que lleva a cabo la estrategia móvil en estrecho contacto con el enfermero del dispensario y el Coordinador General de Salud. Dos días por semana, los auxiliares, personal baka en constante formación por parte del equipo local de salud, recorren cada uno de los pueblos incluidos en el proyecto impartiendo charlas de prevención, realizando diagnóstico y tratamiento de las patologías más prevalentes y la detección precoz de casos graves que necesiten asistencia hospitalaria.

Hasta ahora se ha conseguido reducir la tasa de desnutrición, llegando a más de 30 asentamientos y en torno a 1.000 pacientes se han beneficiado de este proyecto de manera directa.

¿Quieres apoyar este proyecto? Hazte socio/a y ayúdanos a luchar por la salud de materno-infantil del pueblo pigmeo baka.