Estamos trabajando para derribar, uno a uno, todos los obstáculos que se encuentran las niñas y mujeres en su camino educativo y que impiden que tengan las herramientas básicas para luchar por su futuro.

Necesitamos a 150 personas que se sumen a este reto. ¿Te unes? Hazte socio/a de Zerca y Lejos.

52 de 150 personas se han sumado ya

52 de 150 socios/as

Rellena este formulario para hacerte socio/a de Zerca y Lejos y favorecer la escolarización de cientos de niñas:

Nombre

Apellidos

Email

En la actualidad, hay más de 1.100 millones de niñas. Ellas son las mujeres del futuro, que tienen la oportunidad de liderar el cambio en África y en el mundo.

Invertir en su educación les ofrece libertad de elección. Les permite construirse una vida mejor para ellas mismas y contribuye a la salud y la prosperidad de sus familias, sus comunidades y del resto del mundo.

Pero entonces, ¿por qué las niñas no van a la escuela?

Son muchos los obstáculos que una niña puede encontrar en su camino a la escuela, pero destacamos cuatro de ellos como los más significativos.

1. Embarazos precoces y no planificados. (EPNP)

Para una niña adolescente, experimentar un embarazo en edad escolar significa la expulsión del hogar y de la escuela; ser humilladas y estigmatizadas por la familia, por los miembros de la comunidad y compañeros además de una mayor vulnerabilidad a la violencia y abuso.

2. Matrimonios forzados.

La mayoría de las mujeres víctimas de esta forma de esclavitud quedan expuestas a la violencia, al abuso y a relaciones sexuales forzosas, especialmente en el caso de las más jóvenes. La mayoría de personas que contraen matrimonio de manera forzada tiene carencias educativas, pues suelen abandonar la escuela antes de contraer matrimonio.

3 Trabas familiares.

En muchos casos, las hijas no asisten a la escuela porque ello supone un gasto no rentable para su familia. Tras casarse, ésta pasará a pertenecer a la familia del marido y sus padres no recuperarán la inversión realizada. La niña, por lo tanto, está destinada en muchas ocasiones a las tareas del campo, del hogar y para ayudar a criar sus hermanos y hermanas.

4. Trabas culturales y/o religiosas.

En algunas tradiciones sociales y arraigadas creencias religiosas y culturales puede resultar intolerable que una niña exprese su opinión, tome decisiones ella sola, aparezca no acompañada en público o participe en actividades conjuntamente con niños de su edad.

Tu apoyo es esencial para seguir rompiendo los roles de género en educación.

Si quieres saber más acerca del acceso a la educación de las niñas y de los retos que nos planteamos, lee nuestro dossier.

Con una aportación de hasta 150 euros te desgravarás el 75%. Por ejemplo, si donas 150 euros, te desgravarás 112,50 euros en la declaración de este año.
A partir de 150 euros, se aplicará el 30% en la declaración si es tu primera donación y el 35% si has donado en los dos ejercicios anteriores. Por ejemplo, si donas 300 euros te desgravarás 157,50 euros en la declaración de este año (112,50 € por los primeros 150 € donados y 45 € por los otros 150 €) o 165 € si hubieras colaborado también en los últimos dos años (112,50 € por los primeros 150 € donados y 52,50 € por los otros 150 €).

Si no quieres comprometerte con una cuota mensual, también puedes realizar una donación puntual para apoyar la educación de las niñas: